Una aventura en verso
de amor, humor, enredo y magia

Una aventura en verso de amor, humor, enredo y magia
PERO (Aparte).
Lo que pienso me lo callo
por no provocar enojos,
mas no he de apartar los ojos
de donde apunta ese callo,
que, si puedo, he de sanallo.
BURGADEA Salid, Pero, en este instante,
que ahora es cuestión importante
que acuerde con este hombre
un encargo en vuestro nombre.
PERO ¿No puedo permanecer
oculto, quieto y callado,
aquí, en un rincón sentado
sin que me lleguéis a ver?
Que con ver yo, soy contento;
y más seré con tocar
las carnes de este juglar,
si se presenta el momento.
EMINOLDO Mejor que decir “juglar”,
probad a decir… “trovero”.
Ése favor os requiero.
PERO Pues yo os requiero más.
BURGADEA ¿Y no pararéis jamás?
¡Vuestra desvergüenza suma
es tanta que ya me abruma!
¿Cómo mostráis tanta pluma
sin reparo ni decoro,
agitándola vistosa,
como el turbante de un moro?
¡Nunca se ha visto tal cosa!